Césped natural y césped artificial, elige según tus circunstancias

En la red existe un constante debate ante la nueva tendencia y usos que está provocando las mejoras en el rendimiento del césped artificial. Solo hace falta preguntar a Google si es mejor césped natural o césped artificial para que este nos muestre una gran cantidad de información sobre pros y contras de una u otra superficie. En este artículo no nos pondremos a defender ni una ni otra perspectiva sino a invitar a decidirse por la mejor solución dependiendo de las circunstancias individuales de cada uno.

Nadie podrá poner en tela de juicio que la frescura y el tacto del césped natural es una de las sensaciones más reconfortantes y placenteras que se puede conseguir con un jardín. Sin embargo es verdad también que esta sensación se convierte en utopía para la mayoría de los hogares españoles por una serie de razones de razones.

El clima como detonante de la elección

España hace difícil el cuidado y brillo de plantas como el césped. En este país,el país del sol para unos y el de la poca lluvia para otros, la mayoría de las zonas tienen un clima tan cálido que la conservación del césped natural se vuelve una quimera en gasto de agua y tiempo.

El agua es un bien escaso en un país con más de 120 días de sol gran parte de su territorio (que nos perdonen los ciudadanos vascos y gallegos) y el césped natural necesita una gran cantidad de agua para tener este color y esponjosidad tan característicos. Aunque habrá mucha gente que se pueda permitir la altas facturas, el tiempo de cuidado también es un factor a tener en cuenta.

Jardineros, los mejores amigos del césped natural

El pasto natural necesita un esmero y cuidado fijo. Imaginad que nos vamos de vacaciones y el riego se rompe por alguna razón. O que el trabajo no nos da respiro para dedicarle tiempo a nuestro césped. ¿Qué pasaría? El césped natural requiere de un tratamiento en cuanto a su regado, corte, protección o abono así como la replantación cada temporada por lo que a falta de tiempo siempre es tener a mano a un jardinero de confianza.

A pesar de esto, todo jardinero y paisajista que se precie dirá que la primera opción para un jardín en césped natural, pero muchos de ellos aconsejarán el césped artificial si no se cumplen las premisas para un correcto cuidado del pasto natural, ya sabéis clima, agua, tiempo, lugar…

La alternativa del césped artificial

El césped artificial es una perfecta solución cuando no se cumplen ciertas características, y gracias a la innovación que empresas como esta están llevando a cabo sus acabados cada vez resultan más reales llegando a imitar el tacto de una forma sorprendente.

Una de las grandes ventajas que el césped artificial otorga es que debido a sus materiales no necesitará cuidados más allá que la limpieza que pueda hacerse para eliminar la suciedad o el agua de refresco que cada uno quiera darle en los meses más cálidos para su disfrute. Esta característica es primordial para que cada vez más gente recurra al césped artificial.

Más allá de las instalaciones deportivas y su uso en jardines y en parte debido a su vistosa apariencia, el césped artificial cada vez es más utilizado también para decoración y diseño interior en comercios y oficinas así como en hogares, gracias en parte a las diferentes tonalidades que hará la vez de moqueta.

Conoce y evalúa las alternativas

Como se comentaba al principio, habrá otros muchos paisajistas y jardinero que siempre aconsejen la opción más natural y si la instalación de césped natural es imposible se podrá instalar una planta autóctona. Siempre podremos contratar a un jardinero para cuidar nuestro jardín porque hay que entender que el césped natural o alguna planta autóctona siempre absorberán CO2 haciendo del jardín un lugar más fresco. Por otra parte también puedes valorar una instalación artificial, pero hay que incidir en conocer ambas alternativas para elegir de la forma más acertada.

También te podría gustar...